Articles

Reactividad celular a diferentes sílice

La interacción entre estructuras minerales y seres vivos está atrayendo cada vez más el interés de la investigación. La formación de esqueletos, la geomicrobiología, el estudio del origen de la vida, la biología del suelo, la biología del bentos, las enfermedades humanas y de mamíferos generadas por la inhalación de polvo y los biomateriales son algunos ejemplos de áreas científicas en las que el tema tiene relevancia. En este capítulo nos centramos en la reactividad celular a las rocas silíceas y a las diversas formas de dióxido de silicio, en particular. Los ejemplos aquí reportados revisan cuidadosamente cómo estos minerales pueden afectar fuertemente a diferentes seres vivos, desde los simples hasta los humanos. Se explica el concepto de biomineralogía, centrándose en los efectos de las rocas en el crecimiento y desarrollo celular. La acción tóxica del dióxido de silicio en los pulmones de los mamíferos es la evidencia más antigua de bioactividad del sílice cristalino. Más recientemente, pudimos demostrar que el sílice cristalino tiene un profundo impacto en la biología celular en todo el reino animal. Uno de los estudios de caso más ilustrativos es la Condrosia reniformis de esponja marina, que tiene la increíble capacidad de incorporar y grabar sílice cristalina que libera silicatos disueltos en el medio. Esta acción específica y selectiva se debe a la reacción química del ácido ascórbico con superficies de cuarzo. Una consecuencia de esto es un aumento de la producción de colágeno. El descubrimiento de este mecanismo abrió la puerta a una nueva comprensión de la toxicidad de la sílice para las células animales y las células de mamíferos en particular. La presencia de sílice en el agua de mar y los sustratos también afecta a procesos como el asentamiento de larvas y el crecimiento de diatomeas. En las secciones siguientes se examinan todos esos aspectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.