Articles

Haga un seguimiento de sus Gastos

El primer paso para encarrilar sus finanzas es saber a dónde va su dinero. Pero eso no siempre es obvio: es posible que tenga un buen manejo de sus facturas mensuales, pero ¿qué pasa con sus gastos diarios? Es posible que se sorprenda de cuánto dinero gasta en artículos pequeños, como alimentos y transporte, cuando suma sus costos de bolsillo.

Es fácil hacer un seguimiento de sus gastos si se centra en un período de tiempo corto. Cuando vea todos sus gastos establecidos, es posible que pueda identificar algunos cambios simples que podrían marcar una gran diferencia en su situación financiera, lo que lo ayudará a estirar su cheque de pago o a acumular ahorros. La Hoja de trabajo de Seguimiento de sus gastos puede ayudarlo a comenzar. Si está casado, tanto usted como su cónyuge deben hacer un seguimiento de sus gastos durante una semana. Puede ser una experiencia reveladora. Comience siguiendo estos pasos.

  1. Enumere sus facturas mensuales regulares, como su hipoteca o alquiler, préstamo de automóvil, servicios públicos, teléfono, servicio de Internet, televisión por cable, facturas de tarjetas de crédito (y cualquier interés que pague también), primas de seguros y gastos de cuidado de niños. Consulte la hoja de trabajo para obtener más ideas.
  2. Haga un seguimiento de sus gastos de bolsillo durante una semana. Lleve un registro de todo el dinero que gasta durante una semana en comestibles, gasolina, comidas, ropa, entretenimiento, artículos personales e incluso café y bocadillos, que pueden sumar. Lleve un cuaderno pequeño con usted o simplemente recoja los recibos durante el día y agréguelos a la lista por la noche. Lleve un registro de todos los gastos de la semana, ya sea que los pague en efectivo o use una tarjeta de débito, tarjeta de crédito, cheque o aplicación móvil.
  3. Revise los números. Ahora que puede ver cómo ha gastado su dinero, busque formas de ahorrar. Algunas estrategias pueden ser simples, como reducir las comidas fuera de casa o usar cajeros automáticos dentro de la red para evitar tarifas. También es posible que desee hacer cambios más grandes que puedan ahorrar más dinero, como reducir el paquete de su teléfono celular o dejar de usar la televisión por cable.
  4. Revise sus grandes gastos. Una vez que haya revisado sus gastos regulares, también le puede ayudar revisar sus grandes facturas del año pasado, los gastos especiales, como mejoras en el hogar, reparaciones de automóviles, viajes, educación, muebles y electrónica. Estas facturas no surgen todos los meses, pero pueden marcar una gran diferencia en sus finanzas, y pueden endeudarlo si no está preparado. Revise los estados de cuenta de su tarjeta de crédito, los registros bancarios y los recibos para enumerar el costo de estos artículos. Si no tiene buenos registros de estos gastos del año pasado, comience a llevar un registro de ellos a partir de este momento. Analizar estos costos irregulares lo ayudará a planificar mejor para emergencias y otras facturas inesperadas.
  5. Crear un plan. Revise todos sus gastos para encontrar formas de reducir y luego decida qué hacer con el dinero extra. Establezca metas específicas, como crear un fondo de emergencia, pagar las facturas de su tarjeta de crédito o aumentar sus ahorros para la jubilación. Consulte Iniciar un Plan de gastos para conocer los siguientes pasos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.