Articles

Fronteras en Ciencias Marinas

Aspectos destacados

– Las poblaciones de peces marinos están sobreexplotadas en muchas partes de nuestro océano;

– El cambio climático está teniendo consecuencias significativas en la vida oceánica;

– Demostramos que poner fin a la sobrepesca podría hacer que las poblaciones de peces 1810> – Los peces y las poblaciones de peces no son diferentes de otros organismos y tienen más probabilidades de sobrevivir cuando están sanos.

Introducción

Conocemos la importancia crítica del océano para la función planetaria y la vida en la Tierra, mediando patrones climáticos globales, ciclos de carbono (es decir, bomba de carbono biológica) y secuestro de carbono (es decir, sumidero de carbono), contribuyendo casi la mitad de la producción primaria anual en la Tierra, por nombrar algunos (Brierley y Kingsford, 2009). Los bienes y servicios de los ecosistemas marinos para la sociedad humana dependen de la salud de los océanos, pero el crecimiento continuo de la población humana y el aumento del consumo per cápita tienen muchas consecuencias potenciales, en particular el cambio climático acelerado por el hombre y la pesca excesiva para satisfacer las demandas mundiales.

Los peces son una parte importante de los ecosistemas marinos y son una parte central de la red alimentaria marina, donde las relaciones depredador-presa, tanto dentro de las diferentes especies de peces como entre los peces y otras formas de vida marina, mantienen la prosperidad del océano. Un océano lleno de vida también es importante como fuente de alimento y sustento para cientos de millones de personas en todo el mundo. Desafortunadamente, los peces y la vida en el océano en general se enfrentan a una multitud de amenazas, dos de las más grandes son la sobrepesca y el cambio climático.

Aquí, nos preguntamos y abordamos la pregunta: ¿Cómo la reducción de la sobrepesca, tal como se define en términos generales en el presente documento, aumentaría la capacidad de las poblaciones de peces para resistir los impactos del cambio climático, haciendo que el océano sea más resistente a dichos cambios? Realizamos una revisión bibliográfica seleccionada y un análisis que revela los vínculos entre la reducción de la sobrepesca, las mejoras en las poblaciones de peces y la salud de los ecosistemas marinos y el aumento de la resiliencia de los ecosistemas marinos a los efectos del cambio climático. Utilizamos las poblaciones de peces de la Unión Europea como ejemplo en todas partes.

Una definición amplia de Sobrepesca

Adoptamos un concepto dinámico y amplio de sobrepesca tal y como se refleja en el concepto de pesca en la red alimentaria marina de Pauly et al. (2005). Este concepto no solo capta el hecho de que estamos capturando demasiados peces de los que la naturaleza puede producir anualmente de manera sostenible, sino que también estamos capturando demasiadas especies de peces de alto nivel trópico y valiosas, truncando así la red alimentaria (Figura 1). Mientras ambos están sucediendo, también estamos perturbando y, en algunos casos, destruyendo hábitats oceánicos mediante el uso de artes de pesca perjudiciales (Chuenpagdee et al., 2003). Todos estos tres aspectos de la sobrepesca se combinan para debilitar la salud de las poblaciones de peces y del ecosistema marino en su conjunto. Según la FAO, la sobrepesca y la destrucción del hábitat han provocado el agotamiento de un tercio de las poblaciones de peces en todo el mundo. Investigaciones académicas han reportado niveles aún más altos de poblaciones de peces sobreexplotados (por ejemplo, Pauly et al., 2005). Para la pesca en la Unión Europea (UE), las estimaciones sugieren que “al menos el 40% de las poblaciones de peces en el Atlántico Nororiental y el 87% en el Mediterráneo y el Mar Negro, están actualmente sujetas a prácticas pesqueras insostenibles (CCTEP, 2019).”Cabe señalar que estas cifras son medias y que algunas poblaciones de la UE del Atlántico han experimentado mejoras durante la última década. Al mismo tiempo, la situación en otras aguas europeas es peor que la media.FIGURA

1
www.frontiersin.org

Gráfico 1 La sobrepesca trunca la red trófica y simula los mismos efectos de “pescar redes tróficas”.”Figura adoptada de Pauly et al. (2005).

La sociedad humana ha tenido impactos considerables y de largo alcance en el océano global (Halpern et al., 2015), y la sobrepesca ha tenido efectos duraderos en los ecosistemas marinos y sigue siendo una de las mayores amenazas para la salud de los océanos (Pauly et al., 2005; Jackson et al., 2007; Le Quesne y Jennings, 2012; Halpern et al., 2015; Gattuso et al., 2018). La sobrepesca a menudo tiene efectos importantes en los ecosistemas(Coll et al., 2008; Sumaila et al., 2019) e incluso se ha identificado como un impulsor de los cambios en el régimen de los ecosistemas (Daskalov et al., 2007). Como factor de estrés, la sobrepesca tendrá efectos negativos en muchos indicadores de la salud de los océanos, incluida la biodiversidad, la seguridad alimentaria y los medios de vida y las economías costeras (Halpern et al., 2012). Los efectos directos de la sobrepesca pueden reducir la biomasa de los peces, afectando la biodiversidad y la sostenibilidad de la pesca, así como exacerbar los efectos de los aparejos de pesca destructivos en los ecosistemas marinos (por ejemplo, las redes de arrastre de fondo). Además, cuando la sobrepesca es el resultado de la pesca ilegal, no declarada o no reglamentada, estas operaciones de pesca a menudo también se llevan a cabo con artes de pesca de gran impacto, por ejemplo, redes de arrastre de fondo, que afectan negativamente al sustrato bentónico (Bailey y Sumaila, 2015).

En aguas europeas, informes recientes estiman que entre el 40 y el 70% de las poblaciones de peces se encuentran actualmente en un nivel insostenible, ya sea sobreexplotado o en sus límites de biomasa más bajos (Froese et al., 2018; CCTEP, 2019). En el Mar Mediterráneo, se estima que más del 90% de las poblaciones están sobreexplotadas (Colloca et al., 2017). Del mismo modo, el Mar Negro también registra altos niveles de explotación, con una disminución continua de las capturas (Tsikliras et al., 2015). En cambio, a algunas poblaciones de peces del norte de Europa les está yendo mejor, p.ej., las del mar de Noruega y el Mar de Barents—debido a la pesca históricamente bien gestionada, algunas poblaciones de peces en estas aguas se encuentran en el rendimiento máximo sostenible(RMS) (Gullestad et al., 2014; Froese et al., 2018). Se acerca la fecha límite del 1 de enero de 2020 para el plan propuesto para poner fin a la sobrepesca en la UE. Si bien hay algunas tendencias que van en la dirección correcta, la UE está lejos de eliminar la sobrepesca en sus aguas. De hecho, el 30 de agosto de 2019, la UE propuso continuar la sobrepesca más allá de la fecha límite para el 1 de enero de 2020, https://twitter.com/SeasAtRisk/status/1167458264566706176.

Los impactos del cambio climático en los Peces y la Vida oceánica

Los impactos relacionados con el clima en los entornos marinos ya están afectando a especies, poblaciones y ecosistemas (Pörtner et al., 2014). La figura 2 ofrece un resumen rápido de los canales a través de los cuales el cambio climático puede afectar a los ecosistemas marinos y a la vida. Las respuestas al cambio ambiental para los organismos marinos están determinadas en gran medida por la tolerancia fisiológica, y responden con cambios en la función y el comportamiento fisiológicos moldeados por su historia evolutiva (Doney et al., 2012; Somero, 2012). Por ejemplo, los cambios de temperatura—por ejemplo, el calentamiento del océano—que van más allá del rango óptimo de un organismo iniciarán respuestas fisiológicas que pueden afectar el rendimiento biológico, incluido el crecimiento, la reproducción y la supervivencia. Los impactos relacionados con el clima también pueden conducir a cambios en la fenología (momento de los eventos biológicos estacionales). Por ejemplo, en aguas europeas hemos observado cambios en el momento de la formación de biomasa de zooplancton en el Mar del Norte (Schlüter et al., 2010), migración juvenil de salmón atlántico (Kennedy y Crozier, 2010; Otero et al., 2014), y cambios de ecosistema generalizados en todos los principales grupos taxonómicos del Reino Unido (Thackeray et al., 2010). Estos efectos directos pueden traducirse en niveles más altos de organización biológica, afectando la dinámica de la población y la estructura, función y diversidad de los ecosistemas .FIGURA

2
www.frontiersin.org

Gráfico 2 Los efectos del cambio climático en los ecosistemas marinos y en los bienes y servicios proporcionados a la sociedad humana. Figura adoptada de Sumaila et al. (2019).

La aparición de rápidos cambios relacionados con el clima en estos ecosistemas está aumentando la presión sobre las poblaciones de peces, con el potencial de extinción para algunas especies de peces. La evidencia de cambios a gran escala en la distribución de las especies a aguas latitudinales más profundas y más altas ya se ha documentado ampliamente en las últimas dos décadas (por ejemplo, Parmesan y Yohe, 2003; Perry et al., 2005; Dulvy et al., 2008), y estos efectos climáticos han continuado manifestándose en la especie (Montero-Serra et al., 2015), ecosistema (Frainer et al., 2017), y los niveles de pesca (Cheung et al., 2013). Una acción rápida es fundamental en esta etapa para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de los ecosistemas marinos y la pesca (Gattuso et al., 2018) y los variados y cruciales beneficios que proporcionan (Rogers et al., 2014).

Cómo poner fin a la Sobrepesca Puede Aumentar la Resiliencia de las Poblaciones de Peces Ante el Cambio Climático

Poner fin a la sobrepesca resulta en: la reducción del esfuerzo pesquero para garantizar niveles sostenibles de captura y rendimiento de peces dada la estructura de gestión existente( por ejemplo, RMS); un océano más sano y rico con poblaciones de peces más diversas; una red alimentaria marina más completa con peces de todos los niveles tróficos bien representados; y un ecosistema marino con hábitats marinos más sanos, variados y completos. Sobre la base de estas cuatro consecuencias de poner fin a la sobrepesca, vemos al menos 5 formas en que poner fin a la sobrepesca puede aumentar la resiliencia de las poblaciones de peces y el ecosistema marino frente al cambio climático. Tres de ellos aumentan la resiliencia al dejar más peces en el océano, mantener la estructura de las redes alimentarias marinas y garantizar hábitats y ecosistemas marinos ricos y diversos. Los dos restantes ayudan a las poblaciones de peces y al ecosistema marino al reducir la cantidad de CO2 en la atmósfera a través de: i) la emisión de menos CO2 por el propio sector pesquero; y ii) el secuestro de niveles más altos de CO2 que implica más peces en el océano que poner fin a la sobrepesca.

Terminar con la Sobrepesca, Aumentar la Abundancia de Peces de las Poblaciones Comerciales

La sobrepesca saca demasiado pescado de un capital natural renovable al igual que retirar más dinero de una cuenta bancaria del que los ahorros pueden generar anualmente. Y al igual que una cuenta bancaria, tomar más que el rendimiento anual que puede generar una población de peces hace que el sistema sea más vulnerable; las poblaciones de peces y el ecosistema marino serían más vulnerables al cambio incluso sin un factor estresante como el cambio climático. La sobrepesca ha sido ampliamente aceptada como una presión directa y un riesgo importante para el medio marino y la salud de los océanos, reduciendo drásticamente la biomasa de peces en el océano(Pauly et al., 2005; Halpern et al., 2015).

Poner fin a la Sobrepesca, Proteger la Integridad de las Redes Alimentarias Marinas

La sobrepesca ya ha causado daños considerables a los ecosistemas y ha dado lugar a cascadas tróficas (es decir, a la reestructuración de la cadena alimentaria). Toma demasiados individuos grandes de niveles tróficos superiores y peces de alto valor fuera del ecosistema marino, yendo desde el nivel trófico más alto y las especies más valiosas en el momento en que están pescando, lo que resulta en un agotamiento en serie y pesca en redes alimentarias marinas (Pauly et al., 2005). Todos estos factores debilitan las poblaciones de peces y las hacen vulnerables a todo tipo de factores estresantes, incluido el cambio climático. Los efectos relacionados con el clima en los ecosistemas marinos afectan a los elementos naturales y humanos de la salud de los océanos. Los cambios en la distribución y abundancia de las especies aumentarán las invasiones y extinciones locales, redistribuyendo la biodiversidad marina y su composición(Cheung et al., 2009; Pecl et al., 2017; Sunday et al., 2017). Posteriormente, esto afectará a los bienes y servicios de los ecosistemas marinos, incluida la seguridad alimentaria y las comunidades costeras dependientes (Halpern et al., 2012; Lam et al., 2014; Sumaila et al., 2019). Además, la mayor variabilidad del cambio ambiental también aumentará la variabilidad—y disminuirá la previsibilidad y fiabilidad—de los bienes y servicios para la sociedad humana (IPCC, 2014).

Poner fin a la sobrepesca, Evitar la degradación del Hábitat marino

Las presiones indirectas de la sobrepesca incluyen la degradación del hábitat (por aparejos de pesca destructivos) y la contaminación (por ejemplo, plástico, petróleo). La sobrepesca ya ha resultado en la pérdida de hábitat (Daskalov et al., 2007; Halpern et al., 2015). Mejorar aspectos de la salud de los océanos, como el estado de los hábitats marinos (corales, montes submarinos, manglares y praderas marinas) puede beneficiar a otros componentes del ecosistema, incluidas las poblaciones de peces, y aumentar la resiliencia a otras presiones, en particular el cambio climático (Gaines et al., 2018). Si bien las presiones y los factores de estrés disminuirán la abundancia de poblaciones de peces y la salud de los ecosistemas marinos, la resiliencia contrarresta estos efectos negativos (Halpern et al., 2012).

La pérdida de hábitat tiene consecuencias para la vida marina, pero también afectará a otros aspectos de la salud de los océanos, como la protección de las costas y el almacenamiento de carbono. Por lo tanto, la reducción de la degradación del hábitat debido a la eliminación de la sobrepesca aumentaría la salud de los ecosistemas marinos y las poblaciones de peces que mantienen.

Acabar con la sobrepesca, Reducir las emisiones de CO2 del Sector Pesquero

El mundo está inundado de buques pesqueros. Según la FAO, actualmente hay 4,6 millones de buques de varios tamaños (FAO, 2018). Se estima que la capacidad y el esfuerzo de pesca que se utilizan actualmente para capturar peces es de entre el 40 y el 60% de lo que se necesita para pescar en el RMS. Poner fin a la sobrepesca y reconstruir las poblaciones de peces agotadas implicará reducir el exceso de capacidad en una cantidad significativa. Un menor número de buques pesqueros que persigan pocos peces en el océano significará que el sector pesquero, al que se le atribuye la emisión de al menos el 1% de las emisiones mundiales de CO2, podría reducir sus emisiones en al menos un 50%, contribuyendo así a mitigar el cambio climático. Esto, a su vez, beneficiará a las poblaciones de peces y al ecosistema marino.

Poner fin a la Sobrepesca, Aumentar la Biomasa de los Peces y el Secuestro de CO2 por parte de la Vida Marina

Mantener poblaciones de peces más saludables incrustadas en un ecosistema y hábitat oceánicos que funcionen plenamente es importante para la función planetaria, por ejemplo, el almacenamiento de carbono, la protección costera/la erosión. El papel de los océanos en la regulación del ciclo global del carbono es bien conocido (Rogers et al., 2014). Se estima que el océano contiene alrededor de 38.000 gigatoneladas (Gt) de carbono, y esta es, con mucho, la mayor reserva de carbono en el sistema terrestre (Houghton, 2007). Aproximadamente 6.000 Gt de carbono también se encuentran en sedimentos marinos (Houghton, 2007). Las estimaciones del flujo de carbono del océano superficial a las profundidades intermedias y al océano profundo varían, pero provienen tanto de la mezcla vertical como del hundimiento de la producción primaria orgánica (Houghton, 2007). Se cree que los océanos han sido el único sumidero neto de emisiones humanas de CO2 en los últimos 200 años, con ecosistemas terrestres que probablemente hayan sido emisores netos (Sabine et al., 2004). Al capturar y almacenar carbono que de otro modo entraría a la atmósfera y contribuiría al cambio climático (Rogers et al., 2014), las poblaciones de peces saludables y los ecosistemas marinos pueden ayudar a mitigar el calentamiento global, lo que a su vez protege el océano y hace que la vida marina sea más resistente, en un ciclo de retroalimentación positiva (Figura 3).FIGURA

3
www.frontiersin.org

Gráfico 3 Poner fin a la sobrepesca requiere una retroalimentación positiva entre las personas y el océano.

El cambio climático y la sobrepesca están trabajando juntos para acelerar el deterioro de la salud de los océanos, poniendo en riesgo los ecosistemas marinos y los bienes y servicios proporcionados a la sociedad. Poner fin a la sobrepesca reduciría las presiones acumulativas sobre los océanos y aumentaría su resiliencia, mitigando en parte los efectos del cambio climático. La literatura actual sugiere que hay muchos mecanismos y soluciones posibles para ajustar la estructura actual y la narrativa de la pesca para reducir las presiones sobre los ecosistemas marinos como herramienta de mitigación contra el cambio climático (Cheung et al., 2017, 2018; Gaines et al., 2018; Gattuso et al., 2018).

Cheung et al. (2018) exploraron el riesgo de extinción de la sobrepesca y el cambio climático utilizando modelos de distribución de especies y categorías de la UICN. Los autores encontraron un riesgo de extinción muy alto para el 60% de las especies evaluadas con escenarios de emisiones altas y sin cambios en la gestión pesquera. Con la mejora de la gestión de la pesca y la mitigación del cambio climático, el número de especies con un riesgo de extinción muy alto se reduce en un 63%. Gaines et al. (2018) se propusieron entender si la reducción de la sobrepesca a través de la reforma de la gestión de la pesca aumentará las capturas pesqueras, incluso en condiciones de alto cambio climático. Encontraron que, a pesar de los efectos negativos del cambio climático en las poblaciones de peces, la reducción del esfuerzo pesquero para garantizar el RMS dará lugar a ganancias en las capturas basadas en el estado actual de las poblaciones sobreexplotadas. Los esfuerzos para mejorar la gestión y la salud de las poblaciones de peces se cumplen mejor con soluciones oceánicas que combinan soluciones globales y locales, y priorizan evaluaciones completamente integrales que evalúan las compensaciones, los beneficios y los costos, y la eficacia de las medidas de gestión en consideración (Gattuso et al., 2018).

Políticas y Acciones para poner fin a la Sobrepesca

En general, las personas pescan en exceso porque vale la pena hacerlo. Por lo tanto, la solución a la sobrepesca es eliminar el incentivo para la sobrepesca, haciendo que no sea rentable hacerlo. El marco organizativo que proponemos para poner fin a la sobrepesca se muestra en la Figura 3. Afirmamos que la clave para terminar con éxito con la sobrepesca es diseñar políticas y tomar medidas que promuevan la retroalimentación positiva al tiempo que amortiguan la retroalimentación negativa entre las personas y el océano. Nuestro debate sobre soluciones concretas se inscribe en este marco.

La ordenación de la pesca a nivel nacional, regional y mundial no está ni cerca de ser plenamente eficaz (Pitcher et al., 2009). El manejo ineficaz refuerza la retroalimentación negativa de las personas a la naturaleza porque nuestra tendencia a competir por los peces no se maneja de manera efectiva, lo que resulta en una sobrepesca, lo que hace que los peces sean más escasos, lo que agrava la necesidad de competir por los peces aún más difícil con el tiempo. Si bien la ordenación nacional es importante, la ordenación regional y mundial también es fundamental porque muchas poblaciones de peces son compartidas, transfronterizas, altamente migratorias y transzonales, tanto en las zonas económicas exclusivas como en alta mar. Un ejemplo reciente de gestión ineficaz se presentó en el Consejo Agroalimentario celebrado en Bruselas el pasado mes de diciembre. Se trata de una reunión anual en la que las cuotas de pesca de la UE se asignan a puerta cerrada. En esta reunión en particular, los ministros de pesca acordaron cuotas que superaron en 300.000 toneladas el asesoramiento científico para el Atlántico Nordeste en 2019. Esta medida no se adoptará en una pesquería bien gestionada. Es evidente que la mejora de la gestión de la pesca evitando este tipo de acciones abordaría la actual sobrepesca en muchas pesquerías de la UE (y de todo el mundo).

Actualmente, la mayoría de las subvenciones a la pesca son perjudiciales en la medida en que estimulan el exceso de capacidad y la sobrepesca (Sumaila et al., 2019), que refuerza la retroalimentación negativa de la naturaleza a las personas y viceversa. A medida que las poblaciones de peces se agotan en parte debido a los subsidios, el pescado disponible para alimentar a la gente disminuye, lo que hace que la gente esté más desesperada por capturar lo que pueda, lo que agrava aún más el agotamiento y la desesperación. Además, la mayoría de las subvenciones concedidas al sector pesquero se destinan a la pesca industrial a gran escala en detrimento de los pescadores a pequeña escala (Schuhbauer et al., 2017; Figura 4).FIGURA

4
www.frontiersin.org

Gráfico 4 Las subvenciones que estimulan el exceso de capacidad en la pesca industrial a gran escala pueden conducir a la sobrepesca. Figura adoptada de Schuhbauer et al. (2017).

La designación de áreas marinas protegidas adecuadas y de alta calidad es una estrategia viable y eficaz para hacer frente a la sobrepesca, y también proporciona muchos beneficios secundarios para la salud de los océanos. Las reservas marinas que impiden las actividades pesqueras pueden proteger refugios de hábitat importantes para las poblaciones de peces y reducir la probabilidad de sobrepesca (por ejemplo, Afonso et al., 2011). Además, protege los hábitats de artes de pesca destructivos(McLeod et al., 2009; Green et al., 2014), mejorando la biodiversidad general y los indicadores de salud oceánica relacionados con la pesca. Posteriormente, las reservas marinas mejorarán otros aspectos de la salud de los océanos que abordan directamente la mitigación del cambio climático (Roberts et al., 2017), específicamente: secuestro y almacenamiento de carbono mediante la protección de hábitats críticos (por ejemplo, arrecifes, lechos de pastos marinos, algas marinas); y reducción de la erosión costera debido al aumento del nivel del mar mediante la preservación de los hábitats.

Observaciones finales

La combinación de sobrepesca y cambio climático es mortal para las poblaciones de peces y los ecosistemas marinos, y al igual que la mitigación del cambio climático ayudará a la sostenibilidad a largo plazo del ecosistema marino. Poner fin a la sobrepesca permitiría una conservación más eficaz y un uso sostenible de los peces y ecosistemas marinos, haciéndolos más resistentes al cambio climático.

La reducción de las tasas de explotación para poner fin a la sobrepesca ha sido ampliamente discutida como una estrategia viable de mitigación del cambio climático. Se prevé que el RMS de la pesca disminuya en general con el cambio climático, aunque algunas zonas experimentarán aumentos (es decir, regiones templadas y polares), mientras que otras experimentarán descensos importantes (es decir, regiones tropicales) (Cheung et al., 2010). A pesar de la expansión espacial global histórica de la pesca y su extensa huella en los ecosistemas marinos (Halpern et al., 2008; Swartz et al., 2010), se estima que las capturas pesqueras actuales tienen un rendimiento inferior debido a ineficiencias en la gestión, la regulación y el cumplimiento. Debido a las ineficiencias actuales y al funcionamiento por debajo del RMS, las mejoras en la gestión para lograr el RMS no solo aumentarían las capturas a largo plazo, sino que en realidad compensarían algunos de los efectos negativos del cambio climático en las capturas (Gaines et al., 2018). Para las poblaciones de peces de la UE sobreexplotadas, esto podría resultar extremadamente valioso para aumentar las capturas mejorando la gestión como estrategia de adaptación al cambio climático.

La implementación de políticas, estrategias y acciones que refuercen la retroalimentación positiva de las personas a la naturaleza y viceversa ayudaría a poner fin a la sobrepesca, aumentando la resiliencia al cambio climático, ya que se ha encontrado que ayuda a la recuperación de los impactos climáticos extremos (O’Leary et al., 2017; Roberts et al., 2017). Por lo tanto, poner fin a la sobrepesca no solo proporcionará más mariscos con el tiempo, sino que también aumentará la población de peces y la resiliencia de los océanos al ayudar a reducir el CO2 en la atmósfera a través de la emisión de menos CO2 por parte del sector pesquero y el secuestro de carbono en las profundidades oceánicas, fortaleciendo la salud y la abundancia de vida en el océano.

Contribuciones de los autores

NOSOTROS concebimos el manuscrito. Nosotros y TT escribimos el manuscrito. Ambos autores contribuyeron al manuscrito y aprobaron la versión presentada.

Financiación

La organización de financiación es Nuestro Océano. Premio #0001/2019.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que la investigación se realizó en ausencia de relaciones comerciales o financieras que pudieran interpretarse como un conflicto de intereses potencial.

Agradecimientos

A los autores les gustaría agradecer a Nuestro Fish el apoyo financiero que hizo posible este trabajo. Además, gracias a la OceanCanada de Colaboración soportados por las Ciencias Sociales y Humanidades del Consejo de Investigación de Canadá (SSHRC). Por último, cabe señalar que se ha publicado una versión inicial de este manuscrito como manuscrito de trabajo en OceanCanada Partnership, Universidad de Columbia Británica (EE.UU. y TT).

Afonso, P., Fontes, J., and Santos, R. S. (2011). Las pequeñas reservas marinas pueden ofrecer protección a largo plazo a un pez en peligro de extinción. Biol. Conserv. 144, 2739–2744. doi: 10.1016 / j. biocon.2011.07.028

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Bailey, M., y Sumaila, U. R. (2015). Destructive fishing and fisheries enforcement in eastern Indonesia. Estropear. Ecol. Prog. Ser. 530, 195–211. doi: 10.3354 / meps11352

Texto completo Cruzado / Google Scholar

Brierley, A. S., y Kingsford, M. J. (2009). Impactos del cambio climático en los organismos y ecosistemas marinos. Curr. Biol. 19, R602-R614. doi: 10.1016 / j.cub.2009.05.046

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Cheung, W., Jones, M. C., Reygondeau, G., and Frölicher, T. L. (2018). Oportunidades para la reducción del riesgo climático mediante una ordenación pesquera eficaz. Glob. Chang. Biol. 24, 5149–5163. doi: 10.1111 / gcb.14390

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Cheung, W. W. L., Jones, M. C., Lam, V. W. Y., Miller, D., Ota, Y., Teh, L., et al. (2017). Transformar la gestión de alta mar para aumentar la resiliencia al clima en el suministro de mariscos marinos. Pescado Pescado. 18, 254–263. doi: 10.1111 / faf.12177

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Cheung, W. W. L., Lam, V. W. Y., Sarmiento, J. L., Kearney, K., Watson, R., and Pauly, D. (2009). Proyección de los impactos de la biodiversidad marina mundial en escenarios de cambio climático. Pescado Pescado. 10, 235–251. doi: 10.1111 / j. 1467-2979. 2008. 00315.x

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Cheung, W. W. L., Lam, V. W. Y., Sarmiento, J. L., Kearney, K., Watson, R., Zeller, D., et al. (2010). Redistribución a gran escala del potencial máximo de capturas pesqueras en el océano global bajo el cambio climático. Glob. Chang. Biol. 16, 24–35. doi: 10.1111 / j. 1365-2486. 2009. 01995.x

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Cheung, W. W. L., Watson, R., y Pauly, D. (2013). Signature of ocean warming in global fisheries catch. Nature 497, 365-368. doi: 10.1038 / nature12156

Resumen de PubMed / Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Chuenpagdee, R., Morgan, L. E., Maxwell, S. M., Norse, E. A., and Pauly, D. (2003). Shifting gears: assessing collateral impacts of fishing methods in US waters. Delantero. Ecol. Environ. 1, 517–524. doi: 10.1890/1540-9295(2003)0012.0.CO;2

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Coll, M., Libralato, S., Tudela, S., Palomera, I., and Pranovi, F. (2008). Sobrepesca del ecosistema en el océano. PLoS Uno 3:3881. doi: 10.1371 / journal.ponga.0003881

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Colloca, F., Scarcella, G., y Libralato, S. (2017). Tendencias e impactos recientes de la explotación pesquera en las poblaciones y ecosistemas mediterráneos. Delantero. Estropear. Sci. 4:244. doi: 10.3389 / fmars.2017.00244

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Daskalov, G. M., Grishin, A. N., Rodionov, S., and Mihneva, V. (2007). Las cascadas tróficas provocadas por la sobrepesca revelan posibles mecanismos de cambios en el régimen de los ecosistemas. Proc. Natl. Acad. Sci. U. S. A. 104, 10518-10523. doi: 10.1073 / pnas.0701100104

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Doney, S. C., Ruckelshaus, M., Emmett Duffy, J., Barry, J. P., Chan, F., English, C. A., et al. (2012). Impactos del cambio climático en los ecosistemas marinos. Ana. Modif. De Mar. Sci. 4, 11–37. doi: 10.1146 / annurev-marine-041911-111611

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef | Google Scholar

Dulvy, N. K., Rogers, S. I., Jennings, S., Stelzenmller, V., Dye, S. R., and Skjoldal, H. R. (2008). Cambio climático y profundización del conjunto de peces del Mar del Norte: un indicador biótico del calentamiento de los mares. J. Appl. Ecol. 45, 1029–1039. doi: 10.1111 / j. 1365-2664. 2008. 01488.x

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

FAO (2018). The State of World Fisheries and Aquaculture-Meeting the Sustainable Development Goals (en inglés). Roma.

Google Scholar

Frainer, A., Primicerio, R., Kortsch, S., Aune, M., Dolgov, A. V., Fossheim, M., et al. (2017). Climate-driven changes in functional biogeography of Arctic marine fish communities. Proc. Natl. Acad. Sci. U. S. A. 114, 12202-12207. doi: 10.1073 / pnas.1706080114

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Froese, R., Winker, H., Coro, G., Demirel, N., Tsikliras, A.C., Dimarchopoulou, D., et al. (2018). Situación y reconstrucción de la pesca europea. Estropear. Policy 93, 159-170. doi: 10.1016 / j.marpol.2018.04.018

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Gaines, S. D., Costello, C., Owashi, B., Mangin, T., Bone, J., Molinos, J. G., et al. (2018). Una mejor ordenación de la pesca podría contrarrestar muchos de los efectos negativos del cambio climático. Sci. Adv. 4: eao1378. doi: 10.1126 / sciadv.aao1378

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef | Google Scholar

Gattuso, J., Magnan, A. K., Bopp, L., Cheung, W. W. L., Duarte, C. M., Hinkel, J., et al. (2018). Ocean solutions to address climate change and its effects on marine ecosystems. Delantero. Estropear. Sci. 5:337. doi: 10.3389 / fmars.2018.00337

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Green, A. L., Fernandes, L., Almany, G., Abesamis, R., McLeod, E., Aliño, P. M., et al. (2014). Diseño de reservas marinas para la gestión pesquera, la conservación de la biodiversidad y la adaptación al cambio climático. Costa. Manag. 42, 143–159. doi: 10.1080/08920753.2014.877763

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Gullestad, P., Aglen, A., Bjordal, Å, Blom, G., Johansen, S., Krog, J., et al. (2014). Changing attitudes 1970-2012: evolution of the Norwegian management framework to prevent overfishing and to secure long-term sustainability. CIEM J. Mar. Sci. 71, 173–182. doi: 10.1093/icesjms / fst094

CrossRef Texto completo / Google Scholar

Halpern, B. S., Frazier, M., Potapenko, J., Casey, K. S., Koenig, K., Longo, C., et al. (2015). Spatial and temporal changes in cumulative human impacts on the world’s ocean. NAT. Commun. 6, 1–7. doi: 10.1038 / ncomms8615

Resumen de PubMed / Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Halpern, B. S., Longo, C., Hardy, D., McLeod, K. L., Samhouri, J. F., Katona, S. K., et al. (2012). Un índice para evaluar la salud y los beneficios del océano mundial. Nature 488, 615-620. doi: 10.1038 / nature11397

Resumen de PubMed / Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Halpern, B. S., Walbridge, S., Selkoe, K. A., Kappel, C. V., Micheli, F., D’Agrosa, C., et al. (2008). A global map of human impact on marine ecosystems. Science 319, 948-952. doi: 10.1126 / ciencia.1149345

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Houghton, R. A. (2007). Equilibrar el presupuesto global de carbono. Annu. Reverendo Planeta Tierra. Sci. 35, 313–347. doi: 10.1146 / annurev.tierra.35.031306.140057

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

IPCC (2014). Cambio Climático 2014: Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad. Parte A: Aspectos mundiales y sectoriales. Contribución del Grupo de Trabajo II al Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. Cambridge: Cambridge University Press.

Google Scholar

Jackson, J. B. C., Kirby, M. X., Berger, W. H., Bjorndal, K. A., Botsford, L. W., Bourque, B. J., et al. (2007). La sobrepesca histórica y el reciente colapso de los ecosistemas costeros. Science 629, 1-17. doi: 10.1126 / ciencia.1059199

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Kennedy, R. J., y Crozier, W. W. (2010). Evidence of changing migratory patterns of wild Atlantic salmon Salmo salar smolts in the River Bush, Northern Ireland, and possible associations with climate change. J. Fish Biol. 76, 1786–1805. doi: 10.1111 / j. 1095-8649. 2010. 02617.x

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef | Google Scholar

Lam, V. W. Y., Cheung, W. W. L., y Sumaila, U. R. (2014). Pesca de captura marina en el Ártico: ¿ganadores o perdedores bajo el cambio climático y la acidificación de los océanos? Pescado Pescado. 17, 335–357. doi: 10.1111 / faf.12106

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Le Quesne, W. J. F., y Jennings, S. (2012). Predicción de la vulnerabilidad de las especies con datos mínimos para apoyar una evaluación rápida del riesgo de los impactos de la pesca en la biodiversidad. J. Appl. Ecol. 49, 20–28. doi: 10.1111 / j. 1365-2664. 2011. 02087.x

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

McLeod, E., Salm, R., Green, A., and Almany, J. (2009). Diseño de redes de áreas marinas protegidas para hacer frente a los impactos del cambio climático. Delantero. Ecol. Environ. 7:362–370. doi: 10.1890/070211

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Montero-Serra, I., Edwards, M., y Genner, M. J. (2015). El calentamiento de los mares de la plataforma impulsa la subtropicalización de las comunidades de peces pelágicos europeos. Glob. Chang. Biol. 21, 144–153. doi: 10.1111 / gcb.12747

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

O’Leary, J. K., Micheli, F., Airoldi, L., Boch, C., De Leo, G., Elahi, R., et al. (2017). La resiliencia de los ecosistemas marinos a las perturbaciones climáticas. Bioscience 67, 208-220. doi: 10.1093/biosci / biw161

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Otero, J., L’Abée-Lund, J. H., Castro-Santos, T., Leonardsson, K., Storvik, G. O., Jonsson, B., et al. (2014). Basin-scale phenology and effects of climate variability on global timing of initial seaward migration of Atlantic salmon (Salmo salar). Glob. Chang. Biol. 20, 61–75. doi: 10.1111 / gcb.12363

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Parmesano, C., and Yohe, G. (2003). Una huella digital coherente a nivel mundial de los impactos del cambio climático en todos los sistemas naturales. Nature 421, 37-42. doi: 10.1038 / nature01286

Resumen de PubMed / Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Pauly, D., Watson, R., y Alder, J. (2005). Global trends in world fisheries: impacts on marine ecosystems and food security. Philos. Trans. R. Soc. B Biol. Sci. 360, 5–12. doi: 10.1098 / rstb.2004.1574

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Pecl, G. T., Araújo, M. B., Bell, J. D., Blanchard, J., Bonebrake, T. C., Chen, I., et al. (2017). Redistribución de la biodiversidad bajo el cambio climático: impactos en los ecosistemas y el bienestar humano. Ciencia 355, 9214. doi: 10.1126 / ciencia.aai9214

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Perry, A. L., Low, P. T., Ellis, J. R., and Reynolds, J. D. (2005). Climate change and distribution shifts in marine fishes. Science 308, 1912-1915. doi: 10.1126 / ciencia.1111322

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Philippart, C. J. M., Anadón, R., Danovaro, R., Dippner, J. W., Drinkwater, K. F., Hawkins, S. J., et al. (2011). Impactos del cambio climático en los ecosistemas marinos europeos: observaciones, expectativas e indicadores. J. Exp. Estropear. Biografía. Ecol. 400, 52–69. doi: 10.1016 / j. jembe.2011.02.023

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Pitcher, T., Kalikoski, D., Pramod, G., and Short, K. (2009). No respetar el código. Nature 457, 658-659. doi: 10.1038 | 457658a

Resumen de PubMed / Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Pörtner, H.-O., Karl, D. M., Boyd, P. W., Cheung, W. W. L., LLuch-Cota, S. E., Nojiri, Y., et al. (2014). IPCC-Capítulo 6 sistemas oceánicos. clim. chang. 2014 impactos, adapt. vulnerabilidad. Parte A. Secta. Áspid. Contrib. Trabajo. Gr. II a Quinta Evaluación. Representante Intergov. Panel Clim. Chang. 14, 411–484.

Google Scholar

Roberts, C. M., O’Leary, B. C., McCauley, D. J., Cury, P. M., Duarte, C. M., Lubchenco, J., et al. (2017). Las reservas marinas pueden mitigar y promover la adaptación al cambio climático. Proc. Natl. Acad. Sci. U. S. A. 114, 6167-6175. doi: 10.1073 / pnas.1701262114

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Rogers, A. D., Sumaila, U. R., Hussain, S. S., and Baulcomb, C. (2014). The High Seas and Us: Understanding the Value of High-Seas Ecosystems (en inglés). Oxford, England: Global Ocean Commission.

Google Scholar

Sabine, C. L., Feely, R. A., Gruber, N., Key, R. M., Lee, K., Bullister, J. L., et al. (2004). The oceanic sink for anthropogenic CO2 (en inglés). Science 305, 367-371. doi: 10.1126 / ciencia.1097403

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Schuhbauer, A., Chuenpagdee, R., Cheung, W. W. L., Greer, K., and Sumaila, U. R. (2017). Cómo afectan las subvenciones a la viabilidad económica de la pesca en pequeña escala. Estropear. Política 82, 114-121. doi: 10.1016 / j.marpol.2017.05.013

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Schlüter, M. H., Merico, A., Reginatto, M., Boersma, M., Wiltshire, K. H., and Greves, W. (2010). Cambios fenológicos de tres grupos de zooplancton que interactúan en relación con el cambio climático. Glob. Chang. Biol. 16, 3144–3153. doi: 10.1111 / j. 1365-2486. 2010. 02246.x

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Somero, G. N. (2012). La fisiología del cambio global?: vinculación de patrones a mecanismos. Ana. Modif. De Mar. Sci. 4, 39–61. doi: 10.1146 / annurev-marine-120710-100935

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef | Google Scholar

CCTEP (Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca) (2019). Seguimiento de los resultados de la Política Pesquera Común (CCTEP-Adhoc-19-01). Luxemburgo: Oficina de Publicaciones de la Unión Europea.

Google Scholar

Sumaila, U. R., Tai, T. C., Lam, V. W. Y., Cheung, W. W. L., Bailey, M., Cisneros-Montemayor, A. M., et al. (2019). Beneficios del Acuerdo de París para la vida oceánica, las economías y las personas. Sci. Adv. 5: eaau3855. doi: 10.1126 / sciadv.aau3855

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef | Google Scholar

Sunday, J. M., Fabricius, K. E., Kroeker, K. J., Anderson, K. M., Brown, N. E., Barry, J. P., et al. (2017). La acidificación de los océanos puede mediar en los cambios de la biodiversidad al cambiar el hábitat biogénico. NAT. Clim. Chang. 1, 1–6. doi: 10.1038 / nclimate3161

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Swartz, W., Sala, E., Tracey, S., Watson, R., and Pauly, D. (2010). The spatial expansion and ecological footprint of fisheries (1950 hasta la actualidad). PLoS One 5: e15143. doi: 10.1371 / journal.ponga.0015143

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Thackeray, S. J., Sparks, T. H., Frederiksen, M., Burthe, S., Bacon, P. J., Bell, J. R., et al. (2010). Trophic level asynchrony in rates of phenological change for marine, freshwater and terrestrial environments. Glob. Chang. Biol. 16, 3304–3313. doi: 10.1111 / j. 1365-2486. 2010. 02165.x

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Tsikliras, A.C., Dinouli, A., Tsiros, V. Z., and Tsalkou, E. (2015). Las pesquerías del Mediterráneo y el mar negro están en riesgo de sobreexplotación. PLoS One 10:121188. doi: 10.1371 / journal.ponga.0121188

Resumen de PubMed / Texto Completo de CrossRef / Google Scholar

Vergés, A., McCosker, E., Mayer-Pinto, M., Coleman, M. A., Wernberg, T., Ainsworth, T., et al. (2019). Tropicalisation of template reefs: implications for ecosystem functions and management actions. Funt. Ecol. 33, 1000–1013. doi: 10.1111/1365-2435.13310

Texto completo de CrossRef / Google Scholar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.